loading
13 Dic

Independence Day #1

Como habréis visto, la historia “Backstage” ya ha acabado. El nuevo tema, ya que lo estoy viviendo ahora mismo y es bastante habitual, es “Independence Day“. Pero no es lo que vosotros os creéis… Es el día de mi independencia, el día en que me fui de casa de mamá y empecé a volar yo sola.

Todo comienza cuando tenía 19 años y decidí irme a vivir un año a México, no fue lo mismo exactamente, ya que en México estaba muy bien respaldada con Jimena y Dorio Ferreira, dos maravillosas personas con las que viví. Esta vez es totalmente distinto, ¡me he ido a una casa de alquiler con mi novio!

Tengo 22 años y la mayoría de la gente me dice que estoy loca, pero a mí me da igual, porque siempre he querido tener esa sensación de libertad. Decidimos que nos íbamos a vivir juntos y así empezó la búsqueda de nuestra casa. Al principio, buscamos apartamentos, pisos, lofts, etc., y al cabo de unas semanas la búsqueda pasó a chalets, duplex, bungalows…

Nos fuimos haciendo dueños de nuestro mundo, hasta el punto, de no conformarnos con nada, empezamos a pensar que al menos tenía que tener dos habitaciones para los invitados. También comenzamos a pensar que hacían falta dos baños, luego que la cocina necesitaba ser más grande, porque a mí nunca me han gustado las cocinas pequeñas, y al final pensamos en tener jardín…

Así comenzó la búsqueda:

El primer piso que fuimos a ver era un piso de unos 50 m2, con un jardín muy pequeño, una cocina americana, una habitación, dos baños (¿una habitación y dos baños? ¿En un mini piso? ¿Dos baños pegados al lado del otro? EN FIN…)Nos recibió una mujer emperifollada, con un caniche y su marido, un señor mayor de unos 70 con una navaja en la mano… espera… ¡UNA NAVAJA EN LA MANO!

– “Gracias por todo. Ya os llamaremos”. Fue lo único que pude decir cuando salí de aquella casa con esos propietarios tan extraños…

 

Continuará…

Deja un comentario

Comentarios ( 0 )